miércoles, 15 de octubre de 2008

Unidos por un lazo de amor

Las copas de vino yacen vacías.
nuestras miradas siguen quietas.
tus besos quieren aprovecharse
y probar la miel de los míos.

La cortina deja entrar a la brisa.
Un viento se da cuenta del afecto,
nuestros cuerpos deliran sustancia y
caen las gotas de un sudor correoso.

El deseo mutuo ha quedado exhausto.
Ahora duerme en nuestro interior.
El fuego se ha ido a dormitar, y
las caricias empiezan a relucir.

Tu carita dulce es de color rosa,
se enrojece cuando la estremezco;
mi piel se eriza cual invierno
se quema sobre el verano inquieto.

Ayer tarde noche estuve feliz.
Hoy miro por la ventana y
siento que no ha sido un sueño.
El sol me alegra con su reflejo.

El amanecer de las hojas otoñales
ha querido vivir nuestra unión.
Nuestras vidas están unidas.
Unidas por un lazo de amor.