jueves, 19 de diciembre de 2013

Volví

Mimada por mi ángel,
me balanceaba, acariciándolo.

Una noche lunar,
de azulado manantial.

Con estrellas apagadas,
y la vida marchitada.

Más no triste, con la alegría,
coloreando mi tez sensata.

Abrigada con los brazos rotos,
encantadora pintura que lloraba.

Lágrimas de atardecer,
pieles sabor a miel,
luminiscentes reflejos,
esos insensatos besos…

..que una vez nos dimos,
y que ahora se alientan desiertos,
buscando la ansiada llama,
de tan ansiado encuentro.

Autor: Francisco J. Román
Fecha: Abril de 2013
Imagen: Internet

6 comentarios:

RAFAEL H. LIZARAZO dijo...

Hola, Francisco:

Me alegra volver a verte en este mundo virtual y leer tus bonitos poemas que llegan al alma.

Aprovecho la oportunidad para desearte una feliz navidad y un venturoso año nuevo.

Abrazos mil.

angel dijo...

hermosooo mi amor lindo, que bueno tener de nuevo aqui un poema con tanto sentimiento en cada palabra

Pere dijo...

Bienvenido de nuevo.
No hay que arrepentirse jamás de un beso...aunque sea insensato.

Un abrazo Francisco Javier.

María dijo...

Deseo que pases unas felices navidades, y, que la magia, la ilusión y la esperanza, siempre estén en tu vida, no sólo en navidades, sino todos los días del año.

¡Felices fiestas!

Un beso.

Marcos Reyes dijo...

Muy bien franciscooo!! Saludos.

maria de los angeles cuadrado dijo...

Muy bonita!!!