miércoles, 15 de octubre de 2008

Beso envenenado de la gracia presente

Acomplejado por mis delirios,
el cielo ha querido oscurecerse.
No quieres mostrarme el arte.
Entonces dejaré de crearte.

Mis ropas se han descolorido,
la noche ya no llora más y
las estrellas yacen escandalizadas.
Los cometas esconden sus miradas.

A través de las noches oscuras.
vagando por tus sueños infames.
En busca del arte omnipresente,
propagando la vanidad en tu sombra.

Ojalá decaigas en el océano estrellado.
Las miradas te seguirán al pasado.
Recorreré el camino de ojos azules,
donde los míos aprendieron tus virtudes.

Noche demencial que espera tu muerte.
El mundo quiere brotar con tu quema.
Borbotones de figuras parpadeantes,
pueblan un cielo cobarde.

El rey espera nuestra llegada.
pasos en la moqueta de color celeste.
Alfombra plagada de encantamientos.
Dibujos que describen nuestro presente.

La corona de la obediencia nos mira.
sus ojos brillan asesinando los nuestros.
La perla rubí es de color rosa claro.
Gema granate que esconde su sustancia.

El paso al más allá muestra el camino.
Los árboles de estrellas cambian de color.
Simbiosis de cuerpos inscritos en tu galaxia.
La nebulosa brilla desprendiendo su corazón.

Es hora de adueñarse de nuestro reino.
Tu tumba has cavado con un arte sangriento.
Las estrellas ya no te obedecen, no te quieren.
Yacerás enclaustrado junto a tu mala suerte.