miércoles, 15 de octubre de 2008

La voz de tu cielo me llama

¿Tristeza porque me arrebataste las lágrimas?
Mis penas clavan la memoria del presente.
Volví al pasado buscando un susurro y
encontré tu vida naufragando en silencio.

Una vez más salgo a mirar la mar callada.
Mis manos ya están arrugadas y dolidas.
De niña fui un ave de paso que no callaba.
ahora soy un ser que no se quiere apagar.

El piano se oye en mis sueños diarios.
Un funeral quizás, una línea que mancha.
Unas gotas de lluvia que me desbaratan,
es la voz de tu cielo la que me llama.

Mis ojos escupen lágrimas de arena.
Mi piel se desmorona y se apaga.
Las horas avanzan, caigo al suelo.
Tus recuerdos los guardo en mi pecho.