miércoles, 15 de octubre de 2008

Pasos a medianoche

El trueno llama a la noche,
esta responde con avaricia.
La lluvia trae su derroche
Llenando el otoño de desorden.

Orillas de tristeza oscura,
tus pasos abren la locura,
trayendo la amargura.
Susurros a medianoche.

La ventana está entreabierta.
La cortina ventila sus trapos.
Hay huellas en mi pasillo
son blancas y translúcidas.

Las hojas remueven al viento
esconden sus venas en invierno
brotan, revientan y mueren
caen como un mal recuerdo.

¿Un murmullo o un delirio?
Una voz me llama en sueños.
Ambientación frágil e inocente.
Mis manos suspiran lo no vivido.