miércoles, 17 de diciembre de 2008

Tempestad

Saltando sobre matorrales de cristal
divisé una sombra en mi despertar.
Un crujido fortuito en mis venas,
una piel pálida que se quema.

La llaman tempestad superflua,
sobrecargada de nubes incoloras,
que traen la lluvia hacia mi derrota.
A esta la denomino claridad invernal.

Sobre campos de trigal verdeados,
donde la lluvia se torna gris,
donde las aves vuelan para dormir,
nacen los sueños de antaño.

Un frío fibroso que hiela por dentro,
un invierno que fragua deseos muertos,
un ropaje campero que se desbarata,
una imensidad que atraviesa mi alma.

7 comentarios:

Francisco Javier dijo...

En este texto tenía ganas de expresar algo inmenso, tal y como son las nubes invernales que atraviesan los trigales de Andalucía, de mi tierra cordobesa plagada de campos verdes y nubes a montones esperando derrochar su energía en forma de gotitas de agua.

Al final tras una búsqueda intensa para una foto que le fuera bien al escrito, la he encontrado por fin.

Me encanta la naturaleza y expresarla con mis palabras. Besitos y un agradecimiento a todos los que visitáis mi página.

Un saludo.

Io dijo...

Pues es la mejor escenificación de la tempestad que he leído en mi vida, y además en verso, y además jugando con las palabras con tu habitual maestría.

Chapeau, maestro, te has vuelto a superar a tí mismo y de nuevo me has dejado de piedra!

Y la imagen... insuperable.

Un millón de besos.

Reina_Nasty dijo...

Muy buena eh intensa descripción!! ya sea acerca de tu tierra, como también de las tempestades diarias!! te cuidas mil wapo bye bye!!!!

princesa dijo...

Hola...hay un dicho que dice, despues de la tempestad viene la calma....asi como en tu foto, despues de cada tempestad emocional que a traves de mi existir he vivido, siempre, siempre esta esa luz que ilumina y nos da fuerzas para continuar de pie con fe y esperanza....besitos lucecita...ta...

MARIO ALONSO dijo...

Que la tempestad termine, y que los sueños de antaño renazcan y perduren, y que se hagan realidad todos.

aLba dijo...

despues de la tormenta siempre llega la calma

Cien gotas de amor dijo...

Jolines, o estoy muy sensible o casi me hiciste llorar, en cualquier caso, me encantó.

Gracias por abrirte a mi mediante tu comentario en mi blog con tanta inmensidad, por brindarme tu amistad.

Pues cuando tenga un poquito de fuerzas para hablar, me acordaré de ti.

Mil gracias y un beso,

Laura