lunes, 15 de septiembre de 2008

La luna escorpión

Su nombre era una figura piadosa
de una tierra sagrada y escondida.
La luna, siglos y siglos de mitos.
Su música se escucha en mis ojos.

La neblina esculpe una esfinge.
El horizonte vestido de negrura.
Martirizado por sus colores azules.
Hipnotizado por un mar de oscuridad.

La luna y el escorpión de las arenas.
Suspiros provocados por sus patas.
Clavando la muerte y asfixiándola.
Recogiendo cenizas de sus entrañas.