martes, 17 de febrero de 2009

La cruz y el horizonte

Un diablo de arena.
Apenado por la pena.
Sufridor de tu juego.
Cortejo del requiebro.

Desmayo ausentado,
con lágrimas heridas.
Alguacil del esbirro
y lágrimas quemadas.

Otoño enmascarado.
Máscaras envenenadas.
Pulidas hojas azucares
envueltas en sábanas.

Cadenas embarazadas,
por sus hijas pisadas.
Antorchas celestiales,
tiradas como enjambres.

La cruz y la condena.
Piel rojiza amarillenta.
Preludios a la soledad.
Estúpida esta ansiedad.

10 comentarios:

Francisco Javier dijo...

Otra forma de llamar a la soledad, adornada en este caso por un cielo celestial lleno de matices oscuros. Que cruz más grande y mas dolorosa es el sentirse cabizbajo y tristón.
Besitos a todos.

Anónimo dijo...

hola. bonita forma de expresar este sentimiento tan agonioso. me ha encantado, francisco javier. tú como siempre haciendo buenos trabajos. besos

toñi dijo...

pd: Anonimo soy yo, perdón. no ha salido mi nombre.saludos

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Hola, Francisco:

Amarga soledad, cruz y condena...

Que bien lo has descrito, se deja entrever toda la amargura de en sentimiento de tristeza que embarga el espíritu.

Aunque es mejor levantar el ánimo y disfrutar de la vida, a veces las circunstancias nos llevan por otros caminos.

Cordial saludo.

DR. FREUD dijo...

Pues sí, a veces parece estúpida la ansiedad. Pero no lo es.

princesa dijo...

Hola, principeso, cada palabra hecha hoy poesia, destila, soledad, de hecho no me gustan los dias grisaceos, pero bueno a veces asi vemos la vida, gris, sintiendo que nuestra cruz pesa mas que la de otros, pero esta en nosotros mismos aligerar la pesadez de esa cruz... con optimismo, fe y esperanza por una vida mejor....besitos de color durazno....ta....

alma-en-vivo dijo...

Francisco todos llevamos una cruz de una manera u otra todos la cargamos algunas veces no podemos con ella pesa demasiado y otras la llevamos a rastras pero la llevamos.
bessss

Diosaoasis dijo...

Sentí mucha tristeza en lo que lei, así me senti. Cuando se esta triste se puede sentir así.
Saluditos muy profundo.

Verónica Rodríguez Orellana dijo...

Que bonito , un beso y nos seguimos leyendo

Io dijo...

No me gusta que estés cabizbajo y tristón.

Y no estás solo. Aunque yo tampoco lo estoy y, a pesar de ello, también me ataca la soledad de vez en cuando. Supongo que es inevitable.

Pero no puede darse ese otoño enmascarado cuando tú creas primavera con palabras. La llevas en la sangre.

Mil besos, Ángel!!!