viernes, 28 de marzo de 2008

Aún existes en mi corazón

Yo nunca borraré lo que hemos creado.

Ni de mi corazón, ni de mi mente.

Nunca te pediré que te marches.

Tu misma eliges libremente.


Nunca te dejaré caer al suelo.

Siempre dormirás en mi pecho.

Sentirás mi calor humano.

Mis besos, ningún desencanto.


Siempre miraré de frente.

Ninguna mirada retorcida.

No verás jamás mis lágrimas.

No verás mis ojos llorar.


Te miro y veo que eres mía.

Te miro dormido y veo una rosa.

Te miro despierto y veo una mariposa.

Una mariposa que tristemente se aleja.


Un sueño inalcanzable que no llegará.

El poderme reencontrar con tu vida.

Tristemente desaparecida en el mar.

Pero aún viva en mi bienestar.

1 comentario:

Maggie dijo...

Uffff amigo, no sé qué pasa que siento que todas tus poesías dicen algo de mí, no quiero ser vanidosa pero así me llega el mensaje, de todas maneras muy hermoso como siempre y de mucho contenido. Besitos. Maggie