viernes, 28 de marzo de 2008

Aquellas fotos

Acabo de ver aquellas fotos.

Dulces, respetuosas, sinceras.

Sobre mi mesa de madera.

Que me desprenden cosas bellas.


Tu figura engrandece a tu corazón.

Tus ojos escondidos tras una máscara

seducen este pensamiento con ilusión.

Lo estremecen y salen hermosas.


Salen pétalos de rosas, rosados.

Crecen las miradas alrededor.

Los animales en la ciudad.

Miran aquel hermoso esplendor.


Tu corazón, un rojo palpitante.

Tú sonrisa. Una cicatriz eterna

que crece profunda en mi cuerpo.

Dentro de este corazón ardiendo.


Mi corazón habla nada mas mirarte.

Te crea con sus imágenes.

Te pinta de colores rojos.

Cálidos, ecuestres, latinos.


Aquí termino esta poesía.

Que te dedica mi ser más acérrimo.

El ser mas profundo de mi cuerpo.

Mi corazón, mi bola de fuego.

2 comentarios:

Grogal dijo...

SECURITY CENTER: See Please Here

Maggie dijo...

Amigo, si este no está pensado en mí... entonces estoy muy mal... creo que así es y es maravillosa la forma que tienes de plasmar en un montón de letras, contenidos tan dulces, como te gustan... besitos. Maggie.